Equipos de ambas instituciones completan un año preparando las bases de lo que será este espacio destinado a la asesoría en temas de propiedad intelectual.

La profesional de INAPI, Paz Osorio, sostuvo reuniones con distintos grupos de investigadores de la UMAG a objeto de asesorar en materia de propiedad intelectual de cara a la apertura de este Centro.

Los Centros de Apoyo a la Tecnología y la Innovación (CATI) nacen de un programa que tiene la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual con el objetivo de facilitar el acceso de los innovadores de los países en desarrollo a servicios locales de información sobre tecnología y otros servicios conexos de alta calidad.

En Chile, esta red de Centros es gestionada por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI), quienes tienen la misión de promover que estos espacios puedan tener un impulso a nivel regional y, así, contribuir a que los futuros usuarios exploten su potencial innovador, y de igual forma, creen, protejan y gestionen sus derechos de propiedad industrial.

En ese contexto y teniendo como base un convenio de colaboración entre ambas instituciones, el INAPI buscó como aliado a la Universidad de Magallanes (UMAG) para implementar este proyecto en la zona, trabajo que ya se ha extendido durante un año mediante capacitaciones, charlas y encuentros de planificación a nivel universitario con miras a levantar, desde la casa de estudios superiores, un CATI en la Región de Magallanes.

Paz Osorio, profesional de la Subdirección de Transferencia de Conocimiento de INAPI y encargada del proyecto Centros de Apoyo a la Tecnología y la Innovación, visitó, recientemente la UMAG para afinar detalles respecto a esta iniciativa y, a su vez, reunirse con grupos de académicos e investigadores de la diferentes facultades de la UMAG, a objeto de abordar las inquietudes que surgen en torno a temas de propiedad intelectual.

“Lo primero fue poder trabajar en la implementación del CATI aquí en la UMAG que prontamente va a iniciar sus servicios, ojalá en el segundo semestre, y, en esa lógica, fuimos a varios laboratorios a conocer qué es lo que hacen los grupos de investigación para poder asesorarlos en un levantamiento de los posibles activos de propiedad intelectual que tienen, aclarar ciertas dudas con respecto a la tramitación, y apoyarlos en la mejor estrategia que pueden tener para proteger el conocimiento”, explicó.

En ese sentido, la representante de INAPI, subrayó que “la idea de los centros es que puedan prestar apoyo en el correcto uso de la información tecnológica que tienen las patentes de invención, como parte del estudio de la técnica y también para que puedan buscar soluciones en la información de patentes. Pero, adicionalmente, la idea es que puedan apoyar a la Universidad y a la comunidad de la región en temas generales de propiedad intelectual, es decir, marcas, patentes, derecho de autor, etc. que es algo que, al parecer, faltaba”.

Sobre el trabajo conjunto con la UMAG, Osorio destacó que “ya se ha podido formar un grupo en Magallanes, que conoce distintos temas de propiedad intelectual, por lo tanto, pueden levantar un equipo experto que cubra todos los temas para atender a la comunidad”.

La coordinadora del proyecto CATI en la UMAG, Margarita Álvarez, informó, en tanto, que el futuro Centro dependerá de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrados del plantel y estará liderado por un equipo de investigadores de distintas áreas de la Universidad que ya están familiarizados con estos conceptos gracias al entrenamiento otorgado por INAPI y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

fuente: Dirección de comunicaciones